Jueves, 24 de julio de 2008
 

Con anterioridad a 1750, el Duque de Híjar cobraba la

alcabala por todo el pescado fresco y salado en los puertos de Ribadeo y Rinlo.

Fueron siempre puertos pesqueros, de ballenas y túnidos especialmente, y núcleos fundamentales en el comercio del lino y cáñamo con los países bálticos. Esto explica la aparición de aduana en Viveiro, en el siglo XVI y en Ribadeo, y la existencia de una escuela de pilotos en Ribadeo, durante el siglo XIX.partir del siglo XVII, que enmarca la constitución de las últimos gremios de mareantes, cofradías y pescadores pasaron a formar un binomio indivisible, no sólo en el litoral vasco, sino en todos los puertos pesqueros del Cantábrico. Así lo percibía un pescador vizcaíno, al afirmar en 1708:

  •  

      "...que las cofradías como la de dicha Santa Clara de la villa de Hondarroa (hay) en todos los puertos marítimos de este dicho Señorío como son la villa de Lequeitio, Puebla de Hea, Puerto de Elanchobe, Mundaca y esta dicha villa de Bermeo, en las de Plencia y Portugalete, como también en Castro, Laredo, Santander, San Martin de Llerena, Comillas y San Bizente de la Barquera, Laires, Rebelizin, Lastres, Ribadeo, San Ziprian, Bibero, Barias, Coruña, Pontebedra y otros puertos del Reyno de Galicia, Prinzipado de Asturias y de las quatro villas de los puertos de la mar; y en la noble Probincia de Guipuzcua, en la billa de Motrico, Guetaria, Ziudad de San Sebastián y otros puertos, todos ellos teniendo sus santos patronos titulares conforme su devoción y lo a visto el testigo por haver estado en ellos..."

http://www.euskonews.com/0104zbk/gaia10402es.html

 


Publicado por a333 @ 7:08  | de la historia de Ribadeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios