Domingo, 10 de agosto de 2008
Con todo, muchas toneladas, muchos puestos de trabajo, muchos intereses y, lo más importante, la necesidad de adaptar las infraestructuras portuarias a la previsión de tráficos, especialmente los de salida. Ribadeo es desde siempre el puerto exportador; Avilés, el importador hasta 2004, año en que Ence centró la actividad en Marín y desde este puerto reenviar troncos o viruta para Pontevedra en camión y en buque de pequeño tonelaje para Ribadeo y camión para Navia. Más sensible la celulosa a la hora de manipular. De ahí la alternativa de una de las dos operadoras gallegas que trabajan para Ence: un muelle cubierto en Mirasol y con ello la posibilidad de operar ininterrumpidamente los 365 días del año. Y es ahí donde se armó lo que se armó. La oposición, con el alcalde nacionalista de Ribadeo a la cabeza, asociaciones varias, ecologistas y palmeros, también desde nuestra orilla del Eo, inició una campaña mediática. El impacto visual sobre la ría sería tremendo. No al muelle cubierto. No puede ser. Y no lo será porque El Musel, que está a más de cien kilómetros de Navia por ferrocarril, fue el elegido.
Principado, Autoridad Portuaria de Gijón, Ence y Feve negociaron con liderato político. Hubo acuerdo. El ferrocarril se compromete a introducir mejoras en la línea, infraestructuras y material, y también en el tema de tarifas de transporte. ¿Quién abona la diferencia en distancia? Se entiende que una empresa -Ence en este caso- está para ganar y no para perder dinero. Algo que debería de quedar claro para alejar suspicacias respecto a esta operación, en la que, dejando a un lado Ribadeo, se obvia a Avilés, que tiene acceso directo de Feve a los muelles de Raíces y mueve los tráficos de entrada de madera y biomasa. http://www.elcomerciodigital.com/aviles/20080810/aviles/alejar-suspicacias-20080810.html

Publicado por a333 @ 8:12  | nave puerto mirasol
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios