Viernes, 15 de agosto de 2008

La obra de ingeniería de mayor envergadura que se ha acometido en A Mariña en los últimos años afronta sus coletazos finales: el desdoblamiento del puente de los Santos en autovía. El estribo ribadense está próximo, a unas decenas de metros, y será alcanzado en el plazo previsto, antes de que concluya el mes de agosto. Sin embargo, la previsión del Ministerio de Fomento -según apuntó en su día el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín- es que el tramo de autovía Barres-Ribadeo, en el que se incluye el puente de los Santos, se abra al tráfico en el mes de diciembre.

La obra se ha ejecutado en diez fases. La primera consistió en el refuerzo de las zapatas y el encepado de las pilas; la segunda en las operaciones previas de adecuación del tráfico; la tercera en la ejecución del alma central; la cuarta en el pretensado vertical de las pilas; la quinta en el pretensado longitudinal exterior; la sexta en la colocación de traviesas; la séptima en la demolición de los voladizos; la octava en la instalación de los jabalcones y el hormigonado de las losas -el desdoblamiento en si-; la novena en el fresado y hormigonado del tablero actual, y la décima en los acabados (el aglomerado del tablero, la colocación de pretiles, la señalización y la inyección de vainas y el hormigonado de cajetines).

En las dos últimas fases, una vez finalizado el desdoblamiento, la obras en el puente se prolongarán durante la primera quincena de septiembre.

Las cifras de este proyecto sorprenden por su magnitud. Uno de los grandes secretos está en su interior, hueco. Se trata de cables, a modo de tendones, formados por miles de kilómetros de alambres, que contribuyen decisivamente a que el puente soporte todo el peso./La Voz de Galicia


Publicado por a333 @ 7:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios