Mi?rcoles, 12 de noviembre de 2008
 

(&hellipGui?o Los que sepan de historia de Ribadeo os dirán muchas cosas de interés singular. Tradiciones confusas de episodios que datan de la fecha en que Pelayo realizó sus proezas en Covadonga, aludiendo a que uno de los bajales en que tornaron a Lusitania los secuaces de Muza, en Ribadeo entraron hostigados por las furias del mar y de Ribadeo salieron amenazados por las furias de los hombres.

También os relatarán que en algunos de los fustrados intentos de la invasión normanda en las riberas del Rio Eo quedaron en condición de esclavos parte de aquellas destrozadas huestes, degentes que más que conquistadores eran piratas.

No faltará a la narración quién os diga que de ants de estos tiempos data el trato y relación entre las gentes de Irlanda y las que habitaban esta costa, por ser todos de idéntica familia de viejo origen celta.

Reales o fantásticas, entre tales versiones se puede tejar la urdimbre de esos relatos seculares que tanto entretienen a los niños y de tal modo halagan a los hombres.

Yo sé que de Ribadeo desaparecieron los restos de aquella Cabanela episcopal, que alguien me dijo que en el siglo X era Sede de una Diócesis. En mi infancia, en uno de los acantilados que circundan la playa aún quedaban en pie muchos milenarios que estaban injertos todos a lo alto de viejas paredes de edificios lavantados entre las rocas, viéndose alli pilares de fábrica, claves de bóveda, marcas de silleríabaldosas y pizarra.

AUGUSTO BARCIA LA COMARCA “RIBADEO EN FIESTAS” 7 de setiembre 1930

 


Publicado por a333 @ 7:13  | de la historia de Ribadeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios