Jueves, 13 de noviembre de 2008

 

Nada suele ser tan grato a la persona, como ser útil al pueblo que le vio nacer y , por lo tanto a él se debe cuando con su cooperación personal puede aportar iniciativas o elementos de vida que contribuyan a su desarrollo y prosperidad.

En todo momento se aprecia un gran altruismo en la prensa local, la cual sin distintos ni ideologáis se alza con gesto gallardo, procurando iniciar el despertar ciudadano, como corresponde a todo pueblo que no se anquilosa y que desea hacer frente al porvenir, estructurando su vida y buscando nuevos horizontes para mejorar en lo posible la ruta marcada.

Pero hoy día para ello, no basta creer que toda obra de renovación que se emprenda, es misión única y exclusiva del Estado, de las Diputaciones o de los Municipios, no, sino que es obra de todos, que es menester solidarizarse con esos elementos directores, en el sacrifico y en la responsabilidad, aportándoles toda la fuerza moral y material necesaria, ofreciéndoles facilidades y soluciones concretas y acertadas.

¿Porque alejados de todo partidismo, no nos aprestamos a mejorar las posibilidades de vida y prosperidad del pueblo querido que nos cobija?

¿Por qué no procuramos fomentar y atraer el turismo hacia esta tierra bendita, con la cual la madre naturaleza fue tan pródiga, done el paisaje astur.galaico se ofrece grandioso en las riberas de la maravillosa ria llena de fuerza evocadora y de poesía?

Hoy el turismo busca ya nuevos alicientes de vida y de distracción y, precisamente esas corrientes de desviación que se observan, son las que aquí se debían, aprovechar puesto que condiciones hay para ello. Mirar un poquito más alto, es lo que hace falta y no limitar nuestras aspiraciones, condenándonos a la relegación y al olvido.

Poco habría que hacer para conseguir ese importantisimo beneficio, que tanto bien reportaría a los pueblos ribereños y muy pocos gastos se originarían, teniendo en cuenta que generalmente el clima durante la estación veraniega, es bueno, que los circuitos de carreteras son magnificos y que la industria hotelera responde por el momento ¿Entonces que es necesario? Nada más que voluntad, firmeza en la forma de sentir y pensar y criterio fijo y bien orientado a seguir, lo demás vendrá a su debido tiempo.

Hay si, asuntos de urgente resolución que apremian, que no admiten demora alguna, a saber:

1º Se asegura que en la ría no existen playas acondicionadas. Si no las hay se improvisan; de momento, tenemos una y muy hermosa por cierto, situada en el centro de la ría recibiendo directamente la mar fuerte y bravía del Cantábrico, una playa original sin pozos en sus inmediaciones y con suave declive, el banco Berlinga en su bajamar y entre las enfilaciones “Edificio de Obras Públicas-Iglesia de Figueras”. Las molestias que se pudiesen originar con el traslado al banco arenosos, serían compensadas con creces, debido al alegre y corto paseo matutino en las barquichuelas de la ría. Cuando als mareas mañaneras, no se adaptasen a las horas convenientes del baño, entonces los bañistas porian concurrir a la playa que puede formarse entre el socaire de las ruinas del Castillo de San Damián y la restinga de las Carrayas. El habilitar este sitio como playas acondicionadas, costaría muy poco tiempo, trabajo y pesetas, todo consiste en volar y quitar un poco de piedra y formar superficialmente un lecho arenoso; además también podrían utilizarse otras playitas pequeñas apraovechables para familias que aisladamente deseasen concurrir al baño diario.

2º Interesar la cesión de las ruinas del Castillo de San Damián en favor del Municipio. Aquello que hoy no sirve para nada, podria facilmente ser convertido (precisamente al lado de la playa) en un verdadero mirador al mar, en una plataforma de alegria y placer con hermoso Bar, Campo de tenis y otros deportes que diesen aliciente y vida a la colonia veraniega y solaz esparcimiento durante la temporada estival a los moradores de estos entornos.

3º Que como consecuencia de la anterior, sería de imprescindible necesidad convertir en carretera el trozo de camino vecinal que partiendo desde Guimarán y bordeando la ría llega al Castillo, empalmando después con la carretera Villaselán-Piñeria; con un buen arbolado, sería un circuito hermoso y atrayente y por lo tanto fuente de muchos ingresos por todos esos conceptos. El solo hecho de servir de base a la nueva alameda, el habitual camino vecinal, lleva consigo la ventaja de la expropiación de los terrenos necesarios que podrán ser gratuitamente ofrecidos, toda vez que aquellos hoy están casi abandonados y sin cultivo, automáticamente se verían convertidos en solares muy solicitados y de gran valor rentístico.

4º Instalar en una de las Sociedades recreativas de la localidad una oficina centro de información del Patronato Nacional de Turismo, donde radicasen todos los antecedentes y datos necesarios que pudieran necesitarse para su mejor desarrollo, con dos secciones asesoras: una que interviniese en los asuntos del fomento del turismo, otras, en el deporte local tanto terrestre como marítimo que contribuyese a dar nombre y valor social a nuestro pueblo.

5º Terminación y arreglo inmediato del relleno de la Avenida de América y el jardín anexo, pues en ea parte tan hermosa, es de muy urgente necesidad presentar los urbanizados; es la entrada de la Villa y los que mejor impresión debe causar en el forestareo y

6º Nombrar una comisión integrada por técnicos y personas destacadas de la Sociedad Ribadense, para que asesore, ayude y de facilidades a las Autoridades y elementos locales, para conseguir despertar el ambiente ciudadano; que se lea algo de la hermosa Compilación de apuntes sobre Ribadeo, que tan acertadamente ha publicado “Las Riberas del Eo” y entonces veran que para que no se cumpla la fatídica pero patriótica profecía de sus últimos párrafos llenos de amargura ante el abandono es menester la ciudadanía y el esfuerzo colectivo de todos sus hijos.

Elevada la moral ciudadana más adelante podremos pensar en otras cosas, como son el mejorar los servicios de la ría y sus muelles, para que ella sea la verdadera estación marítima de todo el traozo de litoral comprendido entre la punta de Burela y Cabo Blanco, abarcando el triangulo interior formado hasta Mondoñedo, Villalba o Lugo y acordemonos, que engrandeciendo a nuestro Pueblo, es como mejor honramos y servimos a la Patria y Ribadeo por su historia y por su ventajosa situación debe aspirar a algo más sque a ser una humilde y tranquila Villa desposeida de todo ambiente industrial, comercial y turístico.

La forma de este trabajo nada implica pero en el fondo, quizá sirva de guia a lo que mi inteligencia no pudiera acertadamente desarrollar. Angel Pérez. Febrero de 1932 LA COMARCA

 

 

Praza de Abaixo 

.

 


Publicado por a333 @ 6:54  | hist.ribadeocontemporanea
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios