Jueves, 13 de noviembre de 2008

 Dulce remanso de mi patria chica,

mis pupilas en ti por vez primera,

se abrieron al fulgor de la quimera,

al vivir, a la idea que edifica.

 

Cuando te dejo más se intensifica

mi cariño hacia ti y si Dios pluguiera

que el fin de mi existir me sorprendiera

en tu ambiente, que lo agrio dulcifica.

 

Quisiera ver con ojos de vidente

la página triunfal de tu futuro

las grandezas que mi alma te presiente.

 

Y sobre el cristal limpio del Eo

¡Porque en su fondo transparente y puro

todas las gracias de los cielos veo!

DIONISIO GAMALLO FIERROS- LA COMARCA 17 diciembre 1933

 

 


Publicado por a333 @ 6:57  | poes?a-canci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios