Martes, 06 de enero de 2009

al de Fonseca, al de Grajal, haciendo,

de sus ilustres brazos, digno empleo;

a don Martín de Córdoba siguiendo

con el conde galán de Ribadeo,

al que la silla de Toledo goza

el cardenal don Pedro de Mendoza.

De " La Hermosura de Angelica". Felix Lópe de Vega y Carpio.


Publicado por a333 @ 10:16  | literatura y ribadeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios