Mi?rcoles, 25 de febrero de 2009
 

Frente al carácter terapéutico y generalista de los proyectos anteriores, la formación profesional a través de «escuelas-fábrica» y «casas de enseñanza» tenía un perfil más profiláctico y selectivo. Campomanes partía de la experiencia proporcionada por las más de 125 escuelas de hilar que, desde 1754, figuraban adscritas a las Reales Fábricas de Guadalajara, San Fernando y Brihuega Explotar las economías externas de aquellas manufacturas concentradas permitiría a las escuelas satisfacer el doble objetivo de educar y emplear. Con esas intenciones promovía en 1774 las «casas-fábrica» de Oviedo, Ribadeo y Santiago, destinadas a la elaboración de lienzos. La puesta en marcha del proyecto no estará exenta de contrariedades. El director del mismo, Cester, con el apoyode la Compañía de Caracas, pretendía erigir en Ribadeo una «fábrica estable»

La casa fábrica fue clausurada tras la muerte de Cester en el otoño de 1776


Publicado por a333 @ 17:46  | hist.ribadeocontemporanea
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios