Lunes, 09 de marzo de 2009

Como enmudeció desde tiempo inmemorial el pregonero del Ayuntamiento que “por orden del Señor Alcalde...etc” anunciaba, ordenaba o prohibía tal o cual cosa, substituidos por los tablones de anuncios estrategicamente colocados: Puerta de la Villa, Capilla de San Roque, un árbol del Campo talado al hacer la carretera nueva, la Plaza del Mercado, etc. Y por los periódicos locales que de este modo se enriquecieron con la altisonante prosa de los “Hago saber” de turno. Hay argumento para todo un destornillante libro con solo reproducir una selección de los Bandos Municipales

Me cuentan los patriarcas ribadenses que todavía recuerdan al sereno con su farol y chuzo, condenado a anda como un alma en pena todas las noches, deleitando a los insomnes y despertando a los durmientes para informarles:¡Las doce en punto y sereno! O ¡Las diez en punto y lloviendo! Naturalmente guarnecido en un portal mientras diluviaba.
La Comarca 22.02.1981


Publicado por a333 @ 17:54  | hist.ribadeocontemporanea
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios