Martes, 10 de marzo de 2009
 -El derecho a la renta básica o ingreso ciudadano universal, que asegura a toda persona, con independencia de su edad, sexo, orientación sexual, estado civil o condición laboral, el derecho a vivir en condiciones materiales de dignidad. A tal fin, se reconoce el derecho a un ingreso monetario e incondicional periódico sufragado con reformas fiscales y a cargo de los presupuestos del Estado, como derecho de ciudadanía, a cada miembro residente de la sociedad, independientemente de sus otras fuentes de renta, que sea adecuado para permitirle cubrir sus necesidades básicas.
-La renta básica de ciudadanía es el primer paso para establecer un auténtico Estatuto de Autonomía Personal para toda la ciudadanía
Sin independencia socioeconómica no hay libertad. Las grandes desigualdades generan inmensas desproporciones de poder. Las grandes asimetrías de poder que existen en nuestras sociedades dan lugar a un problema de falta de libertad real para una gran parte de la población
-La Renta Básica se está convirtiendo en un instrumento que permitirá dar una ventaja al trabajador: la seguridad y la libertad. La seguridad que proporciona a cualquier ciudadano el saberse “poseedor” de una renta por derecho; pero también la libertad de sentirse no- dependiente de ningún señor
-La Renta Básica otorgaría libertad real a las personas para acceder al mercado de trabajo, sin verse forzadas a hacerlo en cualquier condición. Es decir no se verían como ahora sometidos a aceptar salarios de hambre, condiciones de trabajo indignas, imposibilidad de sindicalizarse y muchas otras cosas más. Permitiría también compatibilizar a lo largo del tiempo actividades diversas, todas ellas necesarias para el desarrollo personal y para la construcción de un orden social sano: el trabajo para el mercado, el trabajo social, la autoproducción, la formación, el activismo social y político, etc. Y permitiría, sobre todo, descubrir que nuestra obligación fundamental no es la de crear riqueza, sino la de crear sociedad. Y la lucha por la renta básica, daría otra dimensión a las luchas obreras por la reducción de la jornada de trabajo que se transforma en la manifestación de una profunda "guerrilla cotidiana por la ocupación del tiempo" como sostiene Gaudemar, lucha en la que se enfrentan el objetivo empresarial de convertir el tiempo en capital y el objetivo obrero de rescatar tiempo para la libertad. 1 La idea nació en 1986 en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) y fue acreditada y firmada por los catedráticos Philippe Van Parijs y Robert van der Veen en la revista Theory and Society con un título un tanto atrevido: "Una vía capitalista al comunismo".
-La implantación práctica de la renta básica de ciudadanía tendría un calado transformador muy superior al del reparto del empleo, ya que ocasionaría en la mayoría de las opciones planteadas para su financiación una redistribución notable de la renta desde los sectores que acaparan los mayores niveles de renta por habitante hacia las mujeres, los jóvenes y la población
-La renta de ciudadanía no guarda ninguna relación con el salario o con el proceso de acumulación de capital del cual éste depende
-La sociedad en su conjunto saldría beneficiada de la aplicación de la renta básica, teniendo en cuetna que ahora mismo se está  dejando los delegados políticos y administrativos sean quienes  evalúen las necesidades ajenas y fijen la cuantía de las rentas mínimas y las condiciones de acceso a ellas en los casos de todo tipo de pensiones y ayudas estatales, municipales...
Publicado por a333 @ 7:52  | renta b?sica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios