Viernes, 29 de mayo de 2009
 El chicharrón que se salaba y cocinaba como el bacalo (para quitar el hambre, nos dice)

 Recuerda los almacenes de sal y las gabarras. Las mujeres que descargaban y cargaban la mercancía

 Los cuervos de Cabanela, a los que los vecinos les habían enseñado a hablar.

 La Romería de Santa Cruz el tres de mayo de cada año. 

El Jardín de Sela y el Campo, lugares de arbolado, de juego de los niños y de paseo de las niñeras. 

Las familias que vivían en el Alza: Zacurro, Leal, Castaño, Rigueira, Quirolos, Rebumbio, Conserjes... 

El lavadero, en Porcillán, bajo la Capilla de San Miguel.

Las fuentes de Cabanela, A Fonte Nova, Guimarán, Virxe do Camiño, San Roque... donde la gente llegaba a pelearse por el agua.


Publicado por a333 @ 12:41  | de la historia de Ribadeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios