Martes, 16 de junio de 2009
Publicado por a333 @ 20:06  | documentos asociacion
Comentarios (0)  | Enviar

que debía terminar en Cabanela y que continuamos hasta Fonte Cavada.
En algunos momentos llegamos a ser treinta y cinco paseantes aunque al final, y en este último tramo añadido,  en el grupo, quedamos quince.

En la salida estaban El Progreso, La Voz de Galicia y nos acompañó por distintos lugares la TVG.
De los grupos políticos solo nos acompañó el PSOE, una concejala y el Secretario de la Agrupación Socialista en Ribadeo.
Compañeras de Atalaia nos recordaron la historia de distintos lugares como donde nació Ribadeo, recordaron a las mujeres que trabajaban en el mar, a la Mariem de la leyenda de Juan Carlos Paraje (que estuvo presente en todo el paseo ya que sus historias (Ribadensario) nos ayudan a conocer más al Ribadeo que queremos), los Peligros del callejón que lleva este nombre (ahora menos peligroso), Cabanela y el Obispo Cebeyra ... pasando por muchos, muchos parajes y recuerdos de los que paseaban.

Y claro también está el Ribadeo que no queremos, y para erradicarlo paseamos, asi que en Porcillán: el mal olor de los contenedores (que el ayuntamiento podría limpiar más a menudo y para eso pagamos los vecinos) y el abandono  de los edificios que lo circundan. Amando Pérez, frente a la Aduana Vieja y las escaleras que bajan al Paseo Marítimo, con el firme hundido por el paso de camiones de gran tonelaje
Las escaleras que suben por Guimarán, un lugar cargado de historia, en estado de deterioro total e igual ocurre en Tras la Cerca (La muralla), material abandonado durante las obras realizadas en Amando Pérez y que por allí sigue. Falta un trozo de muro en la Atalaya que suponemos(esperamos), repondrán, y grietas enormes en otro de los muros de la Atalaya.
La Torre en estado de abandono y recordamos que parte es municipal y antes, sobre el Cine Colón unas tejas a punto de caer sobre quién pase por la Trinidad (Atalaia ha denunciado el hecho por escrito hace tiempo)
El camino que baja a Cabanela estaba bastante limpio pero antes, contemplamos con horror el estado de las Casas de Cabanela.
Olor a aguas fecales en Cabanela. Es decir, Cabanela y Porcillán donde nació Ribadeo, tienen ahora en común el mal olor.
Subimos por la Bajada de Cabanela a la Travesía de la Rua Nova en donde quedan restos de obras y materiales al lado del Centro de Día y por el camino de servidumbre que bordea la antigua zona de playas salimos a Fonte Cavada que estaba precioso, igual que Buenos Aires.
Pues, en sintesis,  esta es la historia del paseo.
Desde Atalaia, damos las gracias a todos los que nos acompañaron en el Paseo y esperamos que los gobernantes nos tomen en serio y pongan freno al estado de abandono que sufre la parte vieja.


Comentarios