Viernes, 07 de agosto de 2009
Publicado por a333 @ 10:38  | justin navarret
Comentarios (0)  | Enviar
 x Justín Navarret

Siempre dije en mis recuerdos escritos que el Barrio de Porcillán nacia en el Patin y su curso descendente hacia el mar  servía para ir, casa a casa, familia a familia, haciendo un análisis de como eran carácteres, comportamientos, anécdotas y todo cuanto encierra una convivencia centenaria, empedrada por sus vecinos con esos canturrios traidos del mar para su urbanización y que ha poco fue destruida. Los tiempos del cemento llegaron y nuestro barrio se ve favorecido por erste nuevo pavimento. Hoy calle adoquinada, moderna, limpia; pero conservando sus valores antiguos en edificios derruidos, viejos algunos, con solera de lo antiguo, del pasado y del moderno vivir. Esto me da lugar a que PLUMAS  como la mia emborronen cuartillas para dar cuenta de lo que fue este entrañable barrio en el cual nací.
Empezaré por el Patín: este centro cultural, sirvió para que nuestros convecinos estudiosos-y pudientes-adquirieran culto para distintas profesiones. Sus aulas hablaron mucho del mar, sus clases de Naútica nos dieron capitanes y pilotos para mandar veleros transoceánicos, algunos como don Jenaro, don Fernando Espina, etc.
Más abajo una casa colindante, rozando amaridada con su medianera. Aquí vivió un importante eclesiástico; pero al andar el tiempo ocupada por una familia con solera cultural importante. ¿Quién no oyo hablar del pintor Dionisio Fierros o de don Nicólas, médico marino, o sus descendientes, Antón-médico-,Dionisio-historiador-cultísimo... No voy a explicarme mucho ya que estó es solo una breve y objetiva definición. Saltaré algunas cosas por tener menos interés PERIODISTICO.
Continuo mi bajada a la Moureira, casa y familia; las molineras de oficio, confiteros, algunas labranzas, eran familia muy querida por quién esto escribe. Miguel, el Herrero, buen amigo, mejor vecino, dominaba su oficio, sus trabajos y su temple nadie lo superaba, los gadaños y sus "acrabuñados" daban fe de ello.
Sigo con Casa Ramos, marinero, dependiente de comercio, era una institución en el dominio de los trabajos. hacia velas, cuidaba barcos, era encargado de lo portuario por la Casa de Casas, rompia urnas en las elecciones, buen hombre. Casa Benito de Rosa, relojero, madrileño, conservador del Oso del Madroño, su vestimenta iba acorde con su Madrid, en algún tiempo trabajó en los "Cuatro Hermanos" , sus suplidos relojeros lo acreditaban.
Ya en el fondo la familia Crixa, mi abuela materna, preocupada por sus hijos y nietos que, en total, fueron treinta y seis y para todos tenía amor, peras, manzanas, cerezas... pues le comiamos un ojo de su frutería y carnicería. Sus numerosos y traviesos nietos, le dábamos preocupación... "¿Quen che pegou?" Nos decía y añadia enfadada: "Xa lo collerei.. "Nuestros lloriqueos la ponian defendedora de su prole.
Más abajo, el almacen de Antonin da Consigna, almacenista de maderas llegadas del Baltico, cociñas, baños, saneamientos en general.
Y por último, ya remangados, mojando los pies en el mar, Casa Corada, hostelero, cocinero, mariscador, gabarrero y un sin fin de oficios el más significativo, su buena cocina. Margen izquierda subiendo: Paco del Crixo, tio mio, mecánico especialista en motores y herreria, peus su padre dominó su profesión como buen artista; los hierros y aceros no tenían secretos para él. Fábrica de jabones y lejias Puelles, importante complejo; sus productos muy vendibles en la Comarca, su encargado, el Carallán, nunca lavó su cara y daba lugar a que don Raúl le dijera:"¡Lávese, coño y saque peso de su rostro, cochino!..."

La Comarca del Eo  27 de marzo de 1988
Comentarios