Domingo, 11 de octubre de 2009
Publicado por a333 @ 8:59  | hist.ribadeocontemporanea
Comentarios (0)  | Enviar

Donde hoy está el Bar Millo, era el almacén de carbón del práctico Reinante.
Donde está el Recuncho estaba la merceria de Delia Orol.
Donde está la Lira estaba la tienda de telas de las Santanderinas.
El ultramarinos  de las Santanderinas (no eran las mismas que las que vendían en Rodríguez Murias, estas eran tias de los Navarret), estaba en el barrio de Porcillán, exactamente en la casa que ahora está pintada de ocre frente al Solana. Para entrar a la tienda había que descender unos peldaños. Y allí vendían leche cuajada (procedía de la que no vendían) y que les suministraba Angélica que la repartía en su bicicleta (Ernesto Cruzado se disfrazó un carnaval de esta lechera)
La primera tienda de la Nena de Felisa estaba en la Casa que está situada frente al Patín.
Felisa de Corada y la Convenida vendían fruta en unas cestas de mimbre en el Cine Teatro (Una a la izquierda y otra a la derecha) Lo hacían en el "gallinero" no el patio de butacas.
El único lugar de Ribadeo en donde se hacían fariñones (morcilla hecha con harina y que se hace en Asturias) era en la Casa de la Cudillera.

Y todos estos datos salen de la conversación con Amparo Bellón y Ramón Acuña el pasado jueves.


Comentarios