Jueves, 22 de octubre de 2009
Publicado por a333 @ 19:48  | documentos asociacion
Comentarios (0)  | Enviar

16 asistentes a las tertulias. El Ribadeo que no queremos.
Nos sorprende que recién iniciadas, trabajadores municipales vengan a buscar sillas, abran las ventanas y nos las dejen abiertas (Asi quedaron)

Luis López Sierra comenta los desperfectos que hay en el pueblo. Decir buscar excelencia turística, para tener el pueblo en estado de abandono.

Rocio pertejo lee unos párrafos de la nota enviada por Pancho Campos  (precede a este artículo en el blog)

Esther Ares comenta los desperfectos en las aceras en la Calle Villandrando (lateral Ayuntamiento) y que ya en los inicios de la Agenda 21 en algo que coincidian las asociaciones era en que había que arreglar las aceras.

Como algo no querido por el pueblo (aunque defensores tendráGui?o se trata el tema del ascensor de la Atalaya. Del proyecto y del derroche de dinero público y del feismo que supone. Ramón Acuña apunta que en su día la torre Eiffel no fue querida y ahora es, una sino la principal atracción turística de Paris.

Tenemos un pueblo sin un plan de ordenación definido y el que está pendiente de aprobación, no define tampoco Ribadeo.

Se trata de los Consejos Sectoriales, de la participación ciudadana como cauce para lograr cambiar lo que no queremos. De la existencia de un Reglamento de Participación Ciudadana aprobado en los 90 por unimidad de todas las fuerzas políticas y que no fue puesto en vigor

De que sería interesante tratar el Ribadeo que tendremos dentro de veinte años.

De la suciedad del pueblo, de que muchas cosas s e pueden arreglar mediante una buena organización, que no existe una planificación en materia de personal, por ejemplo que en la plantilla hay muy pocos operarios y se ve en las calles.

Dentro del Ribadeo que no queremos está el tema del Hospital Asilo. De los requisitos para entrar y de que la mayoría de los ancianos que precisan ese servicio no alcanzan a pagar el precio fijado en el Reglamento aprobado a finales del año pasado.

Se habla de que se debería poner un tope de años  para estar en política y no dejar que la política se convierta en profesión

No queremos tampoco, un Ribadeo, un país en el que no se pueda hablar por miedo a ser represaliado y la gente no se queja, la mayoría de las veces, por temor a que lo situen en la lista negra.

Más temas desde los cubrecontenedores (ocupación espacio) a obras, repaso al tema del asociacionismo incluso a lo largo de nuestra historia...todo ello en el marco de estos coloquios desde los que Atalaia busca mejorar Ribadeo

Y esta vez estuvieron tan entretenidas las tertulias que nos olvidamos de las fotos



Comentarios