Lunes, 16 de noviembre de 2009
Publicado por a333 @ 20:35  | puerto
Comentarios (0)  | Enviar

 La espaciosa ría de Ribadeo, que al ser visitada por Alfonso XIII inspiró a nuestro monarca frases de sincera admiración y de consoladora esperanza; que el ilustre marino G. Morgado calificó como el mejor puerto del Cantábrico; que el inolvidable general Polavieja indicó para hacer de ella un puerto militar, magnifico e inexpugnable; que una poderosa empresa de navegación prendió como puerto de escala para los hermosos buques que hacen la carrera a América; y de la que aún hae muy pocos días, diría D. Augusto Barcia en un hermoso artículo que vio la luz en la Revista “España” que es “uno de los puertos más seductoramente bellos y grandiosos de Europa”, está actualmente siendo objeto de detenidos estudios de una comisión de técnicos alemanes, hungaros y españoles, sabiamente dirigidos por el docto ingeniero Heinrich Monch, de fama y prestigio mundiales. Consejero secreto de la Marina Alemana, autor del proyecto y efectos de las obras de defensa de Hellgeland y de varios importantes puertos en las colonias de Alemania.(...)

Como se ve, el proyecto, es grande, cuasi fantástico; pero esta magnitud no resulta, a Dios gracias, incompatible con las condiciones naturales del puerto ribadense que fue antaño el más concurrido y comercial entre los del Cantábrico, como es hoy, merced a dichas condiciones, según los autorizados y desapasionados testimonios a que antes nos referimos EL UNICO que puede servir de refugio en los grandes temporales a los buques se navegan por estas costas EL MEJOR para dar confiada satisfacción a las exigencias de una explotación industrial de la importancia de la que acometió la poderosisima compañía Siderurgica de Ponferrada./ Antonio Pérez Martínez/Riberas del Eo 21 de agosto 1.920


Comentarios