Domingo, 30 de mayo de 2010


Alfonso IX  "dio además 'in sempiternum' la Tierra de Miranda y Santiso ... >> -Cal Pardo, Enrique: “Episcopologio Mindoniense”, p. 112-

(Santiso, así escrito antiguamente, fue un nombre derivado del latín Sanctum Tirsum. En este caso corresponde a San Tirso de Abres).

Los lugares detallados nos lo ofrece el siguiente relato:

"Alfonso IX no quedó tampoco atrás en interés por la Iglesia mindoniense. Cuando D. Pelayo de Cebeira, oriundo del Bierzo, comenzó su pontificado, el Rey, juntamente con su mujer D.ª Berenguela, le concedió, en 1199, un privilegio en que, “para que la Sede mindoniense firme y segura permaneciera en la ciudad de Mondoñedo, aunque se poblaba de nuevo en el puerto de Ribadeo”, daba “a la Sede y al Obispo, en derecho hereditario y sempiterno, la cuarta parte de aquella Villa... con todas las iglesias edificadas y que se hubieran de edificar en la misma Villa de Mondoñedo (Mindumeto) y en todo su coto, cuyos términos son estos:



"... empieza por agua de Vigo, sigue por Manteigas, Bobias de Brunedo, Albarum, Carballium de Alban, crucem de Panizales, calcem de Marrondo, hasta monte rotundum y límite de Buaraon -Burón- y de Miranda; luego vuelve, por la orilla del Eo (ad Ripam de Euve) hasta la costa”. Dio además, “in sempiternum”, la Tierra de Miranda y de Santiso, con todas sus pertenencias, en compensación a haber recibido lo que hay desde la Iglesia de Santiago de Vigo hasta el puerto de San Julián -hoy Porcillán, en Ribadeo- , “donde nuevos pobladores hagan sus huertos y trabajos; exceptuadas las viñas que ya están hechas en heredad de la misma Iglesia de Santiago y exceptuadas las iglesias que allí se construyan"...  -Mayán Fernández, Francisco. “Historia de Mondoñedo...”, pp: 34-35-. También estudiado por D. Enrique Cal Pardo.


Publicado por a333 @ 13:47  | historia ribadeo media
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios