Domingo, 24 de agosto de 2014

Nada más de algún interés resulta del expediente, que termina aquí; pero lo expuesto bastay sobra para convencernos de que Rivadeo, como el resto de España, fue y continúa siendo víctima de dos enemigos: o de no hacer nada ó de que las pocas veces en que se hace algo, los sacrificios resultan estériles.

Desde tiempos muy anteriores a su existencia como pueblo agrupado tenía por regalo de la naturaleza un buen puerto, que por negligencia va perdiendo y eso que, como los gemelos de Siam, la villa y el puerto están tan unidos que aquélla nació y vivió por éste y porsu falta perecerán ambos.

Desde antes del siglo XVI trajo aguas para consumo del vecindario, escasas hoy; pero, no sólo no las mejoró ni aumentó, sino que por una punible indiferencia dejó que se extraviasen en su mayor parte antes  de llegar a la población. Tuvo fundaciones de beneficencia e instrucción, sus bienes se vendieron y hoy desaparecieron por  completo sin que nada las sustituyese. Tuvo una escuela de tejidos y hoy solo se teje en Rivadeo... alguna intriga electoral de perro chico. Tuvo escuelas de Náutica y Comercio y hoy los que antes se hacían capitanes y pilotos son marineros, sirviendo de libro de texto para su tráfico actual, la cartilla de cuentas ajustadas. No sabemos lo que costó la obra de la iglesia, en la que a fines de 1804 iban gastados 867.354 reales; lo que nos costa es que desde 1782 a 1827 la villa estuvo desangrandose por tener una iglesia, de que carece y carecerá, porque las aguas no van por esos cauces, sacrificios de 45 años cuyo único resultado son unas ruinas, un padrastro y una letrina en el centro del pueblo.

Si Rivadeo no vuelve en si-que no volverá-sus días están contados. Nació pescador de caña y así morirá; sicut vita, fines ita. La iglesia de Santa María, que se empezó y no se terminó, es fiel emblema del pueblo que la proyectó.

* 1809 , la fecha en la que escribe este artículo que hemos extraído de "Apuntes sobre Rivadeo" don Fernando Méndez San Julián


Publicado por a333 @ 7:54  | de la historia de Ribadeo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios